Aceleración parte 4

Publicado: 18 diciembre, 2010 en "ACELERACIÓN"

Era una mañana fría de invierno, Simón se encontraba en el cuarto piso del hospital justo en el  pabellón B junto a su hermana, eran las 10 de la mañana y ya habìa llamado a su tìo Jainor para que fuese a su apartamento y le trajese algo de ropa. Luego de unos miutos entró la enfermera de piso checkeando que todo este bien en la paciente.

Annie aún no abría los ojos, se encontraba como en un sueño profundo, Simón la cuidaba ante todo. Sonò el celular- era su padre. Hijo perdóname por no haberme comunicado contigo anteriormente,mantenme informado  sobre  tu hermana, dime ¿Cómo está, que te han dicho? – sostuvo su padre. Papá será mejor que regreses a verla, Annie está muy mal, los médicos me han informado que su estado es muy delicado, no despierta , parece muerta- dijo el chico. Hubo un silencio profundo.

Hijo no te separes de tu hermana, créeme que yo darìa lo que fuera por estar con ella en este momento, pero me es imposible, dentro de 1 hora tengo una junta y varios proovedores vendrán a verme, quizás a más tardar el sábado vaya a primera hora allà, te estaré llamando para los avances de la niña. Hoy tengo la agenda llena, tengo que separar los boletos y dejar todo ordenado para cuando salga de viaje, hablaré con mis allegados. ¿Dale un beso de  mi parte a mi niña si?, ¿Jainor está con ustedes? – Si- acentíó el chico . Bien hijo cuidamela y seguiré en contacto contigo, hijo, te llamo luego-concluyó su padre. No te preocupes que no la dejaré sola, no me separaré de ella tenlo por seguro ,ok nos vemos-y colgó Simón.

La niña se veía pálida, tendía color a hoja de papel,mientras unos ojos la observaban entre la puerta, entró hacia ellos y se dirigìó a Simón.  Hijo aquí tienes lo que me encargaste- Enseguida colocó en uno de los armarios un  mochila que parecía pesada. Eh ..gracias tío no se que haría sin tí-balbuceó el muchacho. Ay, eso no es cumplido, sabes que tú y Annie son como mis hijos, los hijos  que nunca tuve. Cualquier cosa que necesites me das una timbrada eh. Tengo que ir a trabajar más tarde, ahh! tambíén te compré ésto-agregó.

Sacó de una de las bolsas que sostenía en la mano  yougurt y varios panecillos dulces.  hijo necesitas mucha energía, mírate estás muy flaco, ayer ni haz probado bocado, a este paso enfermarás-finalizó tío Jainor. El muchacho oyó todo, se sintió mal y solo acentió con la cabeza. Cogió lo que tenía para comer aunque sin ánimo para ello. Por lo menos habìa hablado con su padre sin reprocharle nada, eso lo tranquilizó solo un poco.

El poder de tus acciones

Publicado: 27 noviembre, 2010 en HISTORIAS DE OTROS

Un día, cuando era estudiante de secundaria, vi  aun compañero de mi clase caminando de regreso a su casa. Se llamaba Kyle, iba cargando todos sus libros y pensé ¿Por qué se estará llevando a su casa todos los libros el viernes? !Debe ser un “Nerd”! Yo ya tenía planes para un fin de semana: salidas y un partido de fútbol con mis amigos el sábado por la tarde, así que encogí de hombros y seguí mi camino. Mientras caminaba, vi aun montón de chicos corriendo hacia él, cuando lo alcanzaron, le tiraron todos sus libros y le hicieron una zancadilla que lo tiró al suelo. Vi que sus anteojos volaron y cayeron en el pasto como a tres metro de él. Miró hacia arriba y pude ver una tremenda tristeza en sus ojos. Mi corazón s estremeció, así que corrí hacia él mientras gateaba buscando sus anteojos. Vi lágrimas en sus ojos. Le acerqué a sus manos sus anteojos y le dije, “esos cobardes son unos tarados, no deberían hacer eso!”. Me miró y me dijo: !Hola, gracias!.

Había una gran sonrisa en su cara; una de esas sonrisas que mostraban verdadera gratitud. Lo ayude con sus libros. Vivía cerca de mi casa. Le pregunté por que no lo había visto antes y me contó que se acababa de cambiar de una escuela privada. Caminamos hasta su casa. Lo ayudé con sus libros; parecía un buen chico. Le pregunté si quería jugar al fútbol el sábado, conmigo y mis amigos, y aceptó. Estuvimos juntos todo el fin de semana. Mientras más conocía a Kyle, me caía mejor, tanto a mi como a mis  amigos. Durante los siguientes cuatro años, Kyle y yo nos convertimos en los mejores amigos. Cuando ya estábamos por terminar la secundaria, Kyle decidió ir a la Universidad y yo a otra. Sabía que siempre seríamos amigos, que la distancia no sería un problema. El estudiaría medicina y yo administración. Kyle fue el orador de nuestra generación. Yo le fastidiaba siempre llamándolo Nerd, un término anglosajón que significaba “tonto”. Llegó el gran día de la Graduación. Él preparó el discurso. Yo estaba feliz de no ser el que tenía que hablar.

Kyle se veía realmente bien. Era uno de esas personas que realmente se había encontrado a sí mismo durante la secundaria, había mejorado en todos los aspectos y se veía bien con sus anteojos. !Tenía mas citas con las chicas que yo y todas lo adoraban!!Caramba! Algunas veces hasta me sentía celoso. Pude ver que él estaba nervioso por le discurso, así que, le dí una palmadita en la espalda y le dije “Vas a ver que estarás genial, amigo”. Me miró con una  de esas miradas de agradecimiento y se sonrió. “Gracias” me dijo. Limpió su garganta y comenzó su discurso: “La graduación es un buen momento para dar gracias a todos aquellos que nos han ayudado a través de estos años difíciles: tus padres, tus maestros, tus hermanos, quizá algún entrenador.. pero principalmente a tus amigos. Yo estoy aquí para decirles a ustedes, que ser amigo de alguien es el mejor regalo que podemos dar y recibir, y a propósito, les voy a contar una historia”. Yo miraba a mi amigo incrédulo, cuando comenzó a contar la historia del primer día en el que nos conocimos. Aquel fin de semana él tenía planeado suicidarse. Habló de cómo limpió su armario y por qué llevaba todos sus libros con él, para que su mamá no tuviera que ir después a recogerlos a la escuela.

Me miraba fijamente y me sonreía. “Afortunadamente fui salvado. Mi amigo me salvó de hacer algo irremediable”. Yo escuchaba con asombro cómo este chico contaba a todos ese momento de debilidad. Sus padres también me miraban y me sonreían con esa misma sonrisa de gratitud. Recién en ese momento me di cuenta de lo profundo de sus palabras: “Nunca subestimes el poder de tus acciones: con un pequeño gesto, puedes cambiar la vida de otra persona, para bien o para mal. Dios nos pone a cada uno, frente a la vida de otros, para impactarlos de alguna manera. Mira a Dios en los demás”.

AUTOR DESCONOCIDO/

“Aceleración parte 3 ” :3

Publicado: 26 noviembre, 2010 en "ACELERACIÓN"

Eran las 9. 30 a.m  y  Simón se encontraba ahí en medio pasaje  del hospital, había dormido alli´, ya que no tenía que hacer en su apartamento, había dejado mensajes en casa  de su tío, vio su celular, tenía 2 llamadas perdidas, marcó el número, Aló! tío  a que hora vas a venir?- dijo el chico- Hijo, he estado trabajando hasta tarde, me tocó amanecida, pero ya no te preocupes que ya estoy saliendo para aya. Bien aquí te espero sostuvo Simón.  

Sin embargo algo más lo abatía, pues había dejado varios mensajes a su padre a su celular, y parecía que no los había ni oído ni leído. Estaba confuso, pensó que le habían robado el celular, no encontraba otra manera de entender ello. Pero se sentía solo en este mundo, su madre los había dejado cuando apenas tenía 5 años, el tampoco le reprochó a su padre lo sucedido, aunque trataba de ocultar su dolor en todo sus largos años, ya se había acostumbrado a parecer estar solo, su padre constantemente viajaba de ciudad en ciudad, le había abierto una cuenta en el banco para que no tengan ningún problema con sus necesidades, pero esto era demasiado para Simón y su hermana, él acababa de terminar el año escolar y se encontraba en un trance, su padre prácticamente lo había abandonado también, ya ni pensar en todo ello, solo contaba con su tío Jainor, que nunca se casó ni tuvo hijos, era tan diferente a su padre, su tío por lo menos lo visitaba los fines de semana y se los llevaba a varios lugares.  Su padre era un hombre de negocios, y sólo los llamaba de vez en cuando, o dejaba mensajes en el teléfono.

 Para Simón le era difícil ser padre y madre de su hermana, que cada vez con su pequeña sonrisa le interrogaba sobre su madre, quería saber todo de ella, él no encontraba las respuestas adecuadas, pues no sabía que contarle y que decirle, cómo herirle tanto y decirle que cuando ella nació su madre los abandonó a él y a su padre dejándolos a su suerte, tampoco quería que la odiase porque nunca conoció las razones que la llevó a ello. Trataba de evadirla aunque cada vez eran mas insistentes, su padre se había encargado de apaciguar todo, diciéndole que había muerto y que se olvidara de eso.

 Simón nunca quiso sumarse a esa mentira, pero cada vez que llegaban a ese punto entre una disputa con su padre sobre ese tema, su padre terminaba por tener la razón, reclamándole “Qué quieres que le diga! que nos dejó al nacer ella! eso quieres que le diga, quieres verla infeliz el resto de su vida!”

Y es que Simón lo observó todo, como un día su madre llena de cólera discutió con su padre, en medio de él, parecía invisible, su hermana no dejaba de lloriquear  luego de unos minutos más  su madre salió a toda prisa de la casa  y nunca la volvió a ver. Esa era la cruel verdad  que guardaba en sí mismo.

“Aceleración parte 2”

Publicado: 22 noviembre, 2010 en "ACELERACIÓN"

 Al verla postrada en una cama atada a extensos cables y a una vía respiratoria artificial, se sintió fatal; su ser de desplomó como esos grandes edificios de última era, el dolor lo invadió en todo su cuerpo, algo en el pecho lo quebró,  dio unos pasos más hacia ella y enseguida se postró cerca de su vientre. Simón la contempló por horas aún no logrando entender lo sucedido, sin dudarlo le comenzó a murmurar “Annie todo está bien, no importa lo duro que sea ésto me entiendes, vamos tú puedes, cuando salgas de aqui iremos a  pasear a un bote en el lago como me lo mencionaste una vez, nos divertiremos llevaremos a Pirulo con nosotros eh!… Ya levántate sonsita es tarde tenemos que irnos  de aquí- se apresuró a decir el chico, quien trataba de esconder sus ojos húmedos.  Mientras alguien se acercaba a la puerta, él se limpiaba sus ojos, era la chica de bata blanca, se le acercó-Disculpe pero tenemos que subirla a piso y necesitamos a un familiar suyo para cotejar todo el traslado dijo la chica.  Si , lo que pasa esque estoy en eso, pero creo que le informaré a uno de mis tíos.-sostuvo Simón. Se oyeron unos pasos, vestía una bata blanca y unos lentes, era el médico de turno. Se aproximó a la muchacho-¿Ud es pariente de la niña? Si mencionó el muchacho. Bien necesito la orden de un mayor por favor, acabo de recibir los resultados del hemograma de los análisis, Su estado es muy delicado, en este caso tenemos que internarla hasta que muestre mejoría, tiene las defensas muy bajas, aun tenemos que hacerle un tipo de examen distinto, una aspiración de médula osea y biopsia para verfiicar si hay signos de que en verdad es Leusemia. dijo el Dr. Simón sintió un nudo en la garganta- Ella no puede tener eso? Cómo Dr.¿ cómo la pueden curar? Es tan solo una niña,- sus ojos ya no aguantaron más y dejaron caer gotas de agua, colocó sus manos en la cabeza, cerró sus ojos, se apoyó contra la pared, mientras el médico lo observaba. Luego de eso se puso de pie y casi con voz chillona y llorona suscitó-¿Dígame Dr. que podemos hacer por favor, debe de haber algo para este mal. Joven- dijo el Sr. Lo primero será ubicar al responsable de la menor, tenemos que llevarla  piso, tenemos que hacerle los análisis que faltan. La paciente está muy débil, perdió el conocimiento según me informaron, sufrió de desmayo, al parecer ha presentado fiebre antes, necesitamos esos examenes para confirmarle dicha enfermedad.

 El día se puso, mientras Simón no encontraba la forma de comunicarse con su padre.

LUZ

Publicado: 22 noviembre, 2010 en VERSOS AL TODO

Eres la luz que posa en mi ventana cada día,como el abrazo del alba percibiendo una dulce melodía, lluvia insaciable que topa mis mejillas, sol de una nota que acecha mi vida.A lo lejos oigo tu voz y recaigo en mis pensamientos, vuelvo en sí hundiendo mis ojos en tu deidad. Son suspiros de mar escapándose al percibir t u palabra. Paz inefable que irradia mi ser, dicha e inminencia se rebosan a tus pies.

INSACIABLE

Publicado: 14 noviembre, 2010 en VERSOS AL TODO

Ha quedado aún la Sed, el ardor de un Sahara, un ser de amor q es casi cósmico, un ansia insaciable, un corazón vacío, todos sus amores han muerto, y no queda más que el tuyo Dios: el amor a ti a quien ahora amo con todo mi amor, ten compasión de mi corazón vacío Señor.

HORAS

Publicado: 14 noviembre, 2010 en SOLO MOMENTOS...

Las horas pasan y sigo viendo el rustico menguante, ni siquiera el tas de un chasquido ni la leve garúa entre tejidos, ni el son de un latido acaparan mis pensamientos, la rutina lo ha abatido, una ardua balacera de trivialidades y verdades han copado al ser que de por si yace entre sus ojos.